De la negación del desafío de un “virus extranjero”, a declararse en guerra y Comandante en Jefe, con mucha duda, confusión y retraso en las medidas económicas y sociales

La falta de liderazgo, el principal problema.

“En realidad es bueno para Estados Unidos. Además, es un engaño perpetrado por los medios de comunicación y los demócratas. Encima, no es para tanto, y los ciudadanos deberían comprar acciones. En cualquier caso, lo tendremos todo bajo control“, resume el economista, Paul Krugman las primeras reacciones del Presidente de EEUU, Donald Trump sobre una pandemia en la que no tomó medidas ni al declararla así la OMS, salvo la luz verde a la Reserva Federal para contener la locura bajista de las bolsas.

Cuando empezó su giro copernicano, anunció ayudas multimillonarias, mas dubitativas respecto a test y compensaciones sociales, así que los estados tomaron sus propias medidas. Y en el afán de difuminar la incompetencia, Trump ha convertido la vacuna en una carrera geoestratégica como lo fue la llegada a la Luna en la guerra fría, además de un lío diplomático con Alemania, y así se lo ha tomado China. Sin embargo, como ocurrió con los test del Covid-19, aún no hay medidas en EEUU para asegurar el acceso y gratuidad de los remedios aplicados, como los antiretrovirales del UVIH/SIDA.

En “Cuando una pandemia tropieza con el culto a la personalidad”, Kugman recuerda los recortes a los organismos de vigilancia epidemiológica, y confiesa que “esperaba ver cómo afrontaría su Gobierno una crisis no causada por él mismo. Extrañamente, llevamos tres años sin descubrirlo: hasta ahora“. Como la actitud de Trump crea tendencia, tanto su vecino mexicano, Andrés Manuel López Obrador, como el brasileño, Jair Bolsonaro minimizan la amenaza sin tomar medidas- y eso que 4 miembros de la delegación brasileña que viajó a EEUU dieron positivo en coronavirus-. Si bien la mayoría de los gobiernos Latinoamericanos toman drásticas disposiciones para evitar la expansión europea, México y Brasil suman la mitad de la población de la región.

El Secretario de la ONU, Antonio Guterres sobre el Covid-19

A la palmaria falta de liderazgo estadounidense, se suman las dudas europeas, y los agujeros negros de información de otros.

Esta semana los principales líderes europeos han tomado decisiones más drásticas en solmenes e inusuales discursos, y tras los bazucas de ayudas multimillonarias nacionales, el Banco Central Europeo sacó un primer tanque de 750 mil millones de euros, que sumado a las tibias primeras decisiones asciende a un billón. También, la acción concertada de 6 Bancos Centrales liderados por la Reserva Federal, que además facilitó liquidez en dólares y medidas como las del Presidente español, Pedro Sánchez para evitar con “la acción de oro” que compañías potentes y rentables sean compradas a precio de saldo por el derrumbe de las bolsas. Pero, a pesar del cambio de actitud de Alemania sobre el déficit y su profundo discurso, Ángela Merkel no mencionó ni una vez Europa (recuerda Enrique Feás).

También, los denodados esfuerzos e hiperactividad de la jefa de la Comisión Europea, Úrsula Von der Layen, y del presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, no han podido esconder el bloqueo de decisiones cruciales las primeras semanas por los desacuerdos entre los mandatarios, tanto sobre el margen de endeudamiento o lo instrumentos para financiar ayudas como para garantizar los suministros médicos básicos. Y así lo han visto la mayoría de los analistas europeos, y foráneos ( New York Times, “El fracaso de la respuesta global al coronavirus evidencia el vacío de liderazgo”)

Esta semana Europa se convirtió en el epicentro de la epidemia humana, y también del daño colateral económico, con mas fallecidos en Italia que en China donde se originó, y tal cascada de cierres o suspensiones patronales que la Organización Internacional del Trabajo calcula entre 5,3 a 24,7 millones de despidos en el mundo, dependiendo de la intensidad y respuesta a la epidemia. El cambio de la actitud de gobernantes europeos quizás anticipó lo que se venía encima, no se si hasta el punto de percibir hasta qué punto está en juego la propia supervivencia de la Unión Europea.

Añadan el giro de China: de origen de la epidemia y paralizada mes y medio siendo el 18% de la economía global, a retomar la actividad erigida en salvadora del mundo y garantía de suministros de la propia Europa (varios artículos en los enlaces posteriores avanzan pronósticos contrarios). Sumemos la ausencia de datos precisos sobre lo que ocurre en Irán, o también en Rusia, aunque el Kremlin encontró rápido en la pandemia una nueva plataforma de disrupción global, a diferencia de la actitud mantenida tras el 11/S. Pero eso para otro día.

Además de la esperanzadora evolución en China, Corea del Sur o Singapur, donde ya ven la luz al final del túnel, ya parece haber un cambio de rumbo del liderazgo europeo que hay que apuntalar. También, un impresionante acompañamiento del mundo de la Cultura, la Academia, la Ciencia o los Medios para adaptarse rápido a cumplir su rol en condiciones artesanales. Pero, sobre todo, una emocionante colaboración ciudadana, aunque nuestras hiperactivas y cómodas sociedades se despertaron de repente confinadas como no ocurrió ni en las guerras, o solo en las pestes medievales (ver enlace final sobre valores y ética).

También esperanzador la drástica reacción preventiva en buena parte de América Latina y algunos países árabes -muro de contención de la expansión al África SubSahariana. Dejo una actualización de enlaces, a la espera de volver sobre los ángulos mas estrictamente económicos, y recuerdo el lema: “A nuestros abuelos los mandaron a la guerra, nuestros padres tuvieron que lidiar con las consecuencias, a nosotros solo nos piden quedarnos en casa”.

Ya alertó tras el ébola en 2012, Will Gates, dueño de Microsoft, que dedica parte de sus beneficios a la investigación de epidemias aún sin vacuna.

Sobre la pandemia en sí, y los desafío de estas amenazas:Mapa para seguir la evolución de la pandemia en tiempo real:N.Y.T subraya la dificultad de los datos comparativos del Covid-19Comparación de pandemias análisis del Real Instituto Elcano –Medidas: La falta de agua para 1 de cada 3 personas en el mundo, limita la prevención tanto o mas que la fragilidad de los sistemas sanitarios, recuerda la Cooperación Española.

Artículos de reflexión general sobre los efectos en la economía:

Federico Steinberg, economista (Real Instituto Elcano): “Ante la incertidumbre radical” 19/3 “Coronavirus, amenaza económica, respuesta política” ;

Política Exterior (FP Informe semanal): “Coronavirus, un terremoto geopolítico” 20/3; “La economía mundial en peligro”

-Juan Ignacio Crespo, analista de bolsas en su “casi” diaria hoja de análisis, hoy 20/3 sobre Deuda, Oro, y Dólar : y también su diagnóstico del “Crac 2020”

–Paul Krugman: La relación de sus artículos semanales en las páginas económicas de El País. El último, “Un cataclismo para los planes de Trump”

Xavier Vidal Folch, economista, El País: Aún no disponible en web de El País, “Por una Europa Alemana” 19/3; “El mercado esta loco, loco”

-Andrés Ortega, ensayista: “El virus de la desglobalización”

Ramón Lobo, periodista: “Trump puede perder” en El País, 20/3 “Aprendiendo juntos ante la pandemia” en InfoLibre.

Miguel Otero, economista: “Coronavirus: Incertidumbre Frank_Knight”

Juan Torres López (largo y discutible): “Virus economía 2”

Sobre el Rol de China: –Juan Antonio Sacaluga, periodista “Cuando despertemos, China estará ahí“. — Mario Esteban (Rielcano): “China: cuando geopolítica y política doméstica no van de mano”Comparación de lo hecho en Taiwan y en España.

Desinformación:Rafael Diáz Arias, profesor y veterano de RTVE: “Ante el coronavirus, distancia social, distancia reflexiva”; -Una de las primeras y mas graves “Falsas Informaciones” o FakeNews, central en la guerra de propaganda soterrada de las potencias: que el virus es una creación de laboratorio (Chino o Norteamericano, … depende quién lo diga) donde hubo una fuga casual o intencional. Lo desmiente un estudio médico de su genoma: “El Covid-19 no es creación humana”

— The Guardian, sobre los medios Rusos: “Coronavirus was claimed to be a biological weapon deployed by China, the US or the UK. Other conspiracy theories contended the outbreak was caused by migrants or was a pure hoax”.

Una sobre ética, valores y para dónde vamos de Xavier Alberti, en francés: “À tout à leure” (Hasta Luego)